viernes, 22 de octubre de 2010

Métodos de siembra

Hay varios métodos de siembra, dependiendo del tipo de planta, puede ser directa, en el suelo o en semilleros.

Sembrar directamente en el huerto puede ser bastante complicado para plantas que no sean demasiado fuertes en su fase de plántulas. Sin embargo hay especies que son propicias para ello, como espinacas, guisantes, rábanos, judías verdes, habas, zanahorias...

Para éste tipo de siembra es recomendable plantar las semillas en hileras, haciendo surcos rectos en la tierra, y dejando aproximadamente unos 60 cm de surco a surco (los surcos deben ser paralelos unos de otros), ésto sirve para que las semillas no entren en contacto directo con la humedad.

Truco: Para acelerar el ritmo de crecimiento de la semilla, se pueden colocar unas láminas de plástico transparente encima, que dejarán pasar la claridad y aumentarán la temperatura del terreno, ayudando a la germinación de la plantita, al mismo tiempo evita la evaporación de la humedad, creando un efecto invernadero.


La siembra en suelo se realiza con semilleros en el suelo, la ventaja de hacerlo así es que disponen de más espacio en el que poder desarrollarse, pero la verdad es que hay más contras que pros, porque al estar en contacto directo con la tierra  pueden entrarnos más bichitos que si estuvieran en semilleros aislados e individuales. Hay que cubrirlas con plásticos en la época de frio para evitar que se congelen, y arrancar con cuidado las malas hierbas, con riesgo de llevarnos además de mala hierba parte de nuestra pequeña plantita.

En mi opinión la mejor opción es el semillero. Puedes ver el crecimiento poco a poco de tu planta, y protegerla mejor tanto de las inclemencias del tiempo como de las plagas.
Los semilleros pueden ser cualquier recipiente con un pequero orificio en la parte inferior para que pueda salir el exceso de agua (dato muy importante), sino tuviera se lo debemos hacer nosotros, para evitar que la planta se pudra o se llene de hongos.
Puedes utilizar el envase de los yogures, botellas de plástico vacías... cualquier recipiente manejable que creas que puede servir para ésta tarea.

También tenemos éstos semilleros más sofisticados, que podemos comprarlos en lugares especializados.


Así podrás cultivar varios tipos de plantas de temporada simultáneamente, sin necesidad de tener una gran parcela de terreno.
El momento de trasplantarlas a macetas o incluso a la huerta, será cuando éstas plántulas tengan de 3 a 4 hojas grandes (como se ve en la foto), ésto demuestra que las plantitas están sanas y fuertes, por lo que podrán aguantar mejor el cambio de terreno.

A partir de ese momento tendremos que ser más meticulosos en los cuidados, ya que nuestras plantas se encontrarán en pleno desarrollo y si no les damos aquello que necesitan pueden secarse, quemarse, pudrirse o ser el blanco de algún bichejo hambriento.

Si tenéis alguna planta en esa fase de crecimiento, y no sabéis cómo cuidarla, escribirnos explicándonos cuál es vuestra planta e intentaremos aconsejaros lo mejor posible.


En el próximo post, explicaré cuál es la mejor época de siembra de determinadas plantas hortícolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada